La búsqueda de la paz en Colombia se ha convertido en noticia de todos los días para los medios de comunicación nacionales e internacionales. Una selección de prensa permite ver los momentos más importantes de las conversaciones de paz y las iniciativas ciudadanas para lograr la meta.

Prensa Regional y Nacional

semana3.jpg

¡Un día histórico!

23/06/2016

Ver que es una realidad el hecho de que se acabe la guerra con las Farc es algo que los colombianos esperaban por más de 50 años. ¡No habrá más víctimas ni dolor por el conflicto que marcó nuestra historia!

especta.jpg

Logramos la menor intensidad del conflicto

20/06/2016

El Centro de Recursos para Análisis de Conflictos, Cerac, destaca que logramos la menor intensidad del conflicto en sus 52 años de historia. Con el fin del conflicto, no habrá más guerra ni víctimas.

el tiempo.jpg

Esta será una paz con justicia social

16/06/2016

La guerra genera impunidad, porque es el entorno propicio para que no se castiguen los crímenes, ante la ausencia de justicia. La primera condición para combatir esa impunidad es llegar a la paz. Valiosa reflexión de Álvaro Sierra.

el colom.jpg

Es el momento de la paz

12/06/2016

Bien lo dice Rudolf Hommes, el acuerdo va a obligarnos a evolucionar hacia un mejor país y una sociedad menos mezquina, donde habrá más inversión. Con paz la economía mejorará, nos lo recuerda el exministro.

peca.jpg

Reflexiones sobre el miedo a la paz

08/06/2016

El sociólogo Daniel Pécaut, en entrevista con EL TIEMPO, analiza la incertidumbre y miedo al cambio de algunos colombianos en medio del proceso de paz. Muchos no tenemos referencia de cómo es vivir en un país en paz por lo que todo lo que viene puede generar angustia, pero con seguridad la firma del acuerdo solo traerá beneficios al país.

prensa1.jpg

Cuatro mitos que usted debe resolver

07/06/2016

Recomiendo este artículo en el que Humberto de la Calle, Frank Pearl y Sergio Jaramillo desvirtúan cuatro rumores que se han suscitado alrededor del proceso.

Prensa Internacional

LA-PAZ-SE-VA-A-LOGRAR-CON-O-SIN-URIBE-OK.jpg

Mi mayor sueño es lograr la paz

17/03/2016

En esta entrevista que me hizo el diario El País de España hablo de la búsqueda de paz en Colombia, una de los deseos más grandes que tengo en la vida.

MILITARES-DE-EEUU,-PRECIADO-APOYO-PARA-COL-OK.jpg

Militares de EE.UU. apoyan nuestra paz

15/03/2016

Estados Unidos nos ha reiterado su respaldo a la paz, una muestra más de la gran importancia que tiene para el mundo este hecho histórico que vive Colombia.

Ruta-de-paz-oK(1).jpg

Paz territorial

26/02/2016

‘La Ruta de la Paz’, iniciativa de la Gobernación de Bolívar y la Alcaldía de Cartagena, es muestra de una de las formas de construir paz desde los territorios.

TWP-Succes-in-Colombia.jpg

Éxito en Colombia

14/02/2016

En su editorial de hoy, The Washington Post destaca el Plan Colombia como una de las más exitosas políticas exteriores de EEUU. Los invito a leerlo.

Éxito en Colombia The Washington Post Por la Junta Editorial El presidente colombiano Juan Manuel Santos disfrutó de la ovación bipartidista cuando visitó Washington este mes, y con razón: en momentos en los que los estadounidenses dudan de la capacidad de la nación para manejar intervenciones militares en el exterior, el Sr. Santos estuvo aquí para celebrar una que tuvo éxito. El Plan Colombia, un esfuerzo de apoyo de 15 años al ejército colombiano contra militantes rurales profundamente involucrados en el tráfico de drogas, ha conducido a lo que parece ser el fin de lo que el presidente Santos llama “el más antiguo y cruel conflicto armado de todo el hemisferio occidental”. Como lo reportó Karen DeYoung de The Washington Post, “se considera uno de los esfuerzos de asistencia de los EE.UU. más exitosos de la historia”. Ese no fue siempre el caso. Cuando el Plan Colombia fue propuesto por primera vez por el presidente Bill Clinton en 2000, grupos de derechos humanos y congresistas Demócratas criticaron que se enfocaba demasiado en la ayuda al ejército colombiano, que parecía estar perdiendo la lucha tanto contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como contra los grupos paramilitares de derecha. Como lo reportaba The New York Times en ese entonces, “existían preocupaciones en el sentido de que un programa de tales dimensiones podría conducir inexorablemente a un más amplio compromiso militar estadounidense con la guerra, y a una potencial participación de soldados estadounidenses en combates”. Eso no ocurrió. En lugar de ello, bajo el expresidente Álvaro Uribe y el Sr. Santos, quien se desempeñó como su ministro de defensa, Colombia fortaleció y profesionalizó su ejército con ayuda de los EE.UU., permitiéndole obtener una ventaja militar decisiva sobre las FARC y los grupos paramilitares de derecha. Los resultados fueron conversaciones de paz exitosas, primero con los paramilitares y ahora con las FARC, de las cuales se espera que concluyan un acuerdo con el gobierno Santos para desarmarse y cortar sus vínculos con el tráfico de drogas para finales de marzo o principios de abril. La lección relevante es que el apoyo militar de los EE.UU. a aliados enredados en guerras civiles es crítico para lograr un acuerdo político aceptable, una verdad que la administración Obama desgraciadamente ha desestimado en Siria. Ciertamente, el prospecto del proceso de paz con las FARC de Santos sigue siendo motivo de controversia en Colombia. A él se opone el Sr. Uribe, quien dice que terroristas que cometieron crímenes de guerra se librarán del castigo consecuente y en cambio se les permitirá aspirar a cargos de elección popular. Grupos de derechos humanos de los EE.UU. plantean objeciones similares con respecto a comandantes militares culpables de abusos contra los derechos humanos. Santos responde que todos los culpables de crímenes serán investigados, juzgados y sancionados, si bien las penas no incluirán condenas convencionales a prisión ni extradición a los Estados Unidos. En cuanto a la futura actividad política de los líderes de las FARC, esa es una de las virtudes del acuerdo. “Esto no es nada diferente a mejorar nuestra democracia”, nos dijo el presidente Santos. “Regiones [rurales] que nunca han estado representadas en el sistema político ahora estarán representadas”. A su haber, el presidente Santos se comprometió a someter el acuerdo final con las FARC a un referendo en Colombia, una votación riesgosa en vista de la antipatía popular generalizada hacia el grupo. Si son ratificadas democráticamente, las concesiones hechas por la paz tendrán una legitimidad que ameritará el apoyo de los aliados de Colombia, incluido Estados Unidos. La administración Obama ha propuesto aumentar la ayuda para Colombia a 450 millones de dólares anuales, y rebautizar el programa como Paz Colombia; esa reinversión en un éxito de los Estados Unidos tiene sentido.
el-nuevo-herald.jpg

Colombia empieza a escribir una nueva historia

13/02/2016

El Nuevo Herald destaca la creación de los balígrafos como una apuesta por mostrarle al país que las balas pertenecen a su pasado y la educación, a su futuro.

An-Investment-in-Colombia-OK.jpg

Una inversión en la paz de Colombia

05/02/2016

El presidente Obama recibió al presidente Juan Manuel Santos de Colombia en la Casa Blanca esta semana para celebrar la firma inminente de un acuerdo de paz que podría ponerle fin a uno de los conflictos más prolongados de la historia.

Una inversión en la paz de Colombia El presidente Obama recibió al presidente Juan Manuel Santos de Colombia en la Casa Blanca esta semana para celebrar la firma inminente de un acuerdo de paz que podría ponerle fin a uno de los conflictos más prolongados de la historia. Tras haber gastado 10 mil millones de dólares a lo largo de los últimos 15 años entrenando y apoyando a las fuerzas de seguridad de Colombia, los funcionarios de Washington entendiblemente se están sintiendo orgullosos por la contribución de los Estados Unidos al giro dado por el país. Tras cerca de tres años y medio de conversaciones de paz, el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o las FARC, una insurgencia de inspiración marxista, esperan firmar un armisticio en marzo. “Todos sabemos que es más fácil iniciar guerras que terminarlas”, dijo el presidente Obama en una ceremonia en la Sala Este. “Pero tras medio siglo de lacerante conflicto, ha llegado el momento de la paz”. Como lo sugiere la frase de Obama, la administración sabe que incluso un acuerdo de paz formal no puede sanar por sí solo las heridas de un largo y doloroso conflicto. La siguiente fase requerirá de un proceso de justicia transicional bien administrado, un esfuerzo concertado para atender la arraigada desigualdad del país, y un nuevo enfoque en la lucha antinarcóticos. El presidente Obama espera aportar 450 millones de dólares al esfuerzo de paz para desarrollar instituciones legales, mejorar la educación y promover el crecimiento económico. Uno de los primeros retos de la era post-tregua será el establecimiento de tribunales especiales. El gobierno colombiano y las FARC llegaron a un acuerdo deliberadamente vago sobre justicia transicional el año pasado, el cual ha generado preocupaciones válidas en el sentido de que los responsables de graves crímenes de guerra podrían salir en gran medida libres de castigo. Es irreal esperar que todo crimen de guerra cometido durante la guerra de cinco décadas vaya a ser castigado. Sin embargo, los crímenes más graves cometidos por los comandantes de las FARC y por personal militar colombiano deben conducir a sanciones significativas. Si los tribunales son percibidos como incompetentes o demasiado indulgentes, las perspectivas de una paz duradera estarán en riesgo. Una de las principales metas del prolongado esfuerzo de Washington para estabilizar a Colombia era reducir la producción de cocaína a la mitad. Sin embargo, el comercio de la droga sigue en auge, mantenido a flote en gran parte por la fuerte demanda en los Estados Unidos. No existe una solución fácil para este problema, pero claramente ha llegado el momento para un nuevo enfoque.