Instidos.jpg

RELACIONES INTERNACIONALES

Bogotá Volver

Abogo por mantener relaciones que partan del respeto mutuo entre dos naciones. Valoro la riqueza de otros países y todo lo que nos pueden aportar en materia social, política, económica y cultural. Al mismo tiempo, reivindico la democracia y la soberanía.

Cuando llegué a la Presidencia en 2010, tenía muy claro que las relaciones internacionales se iban a desarrollar desde el respeto, la tolerancia y el diálogo. Quería una diplomacia coherente, justa y prudente, pero siempre velando por nuestra soberanía e intereses. Esto lo volví a reafirmar en mi discurso de investidura para mi segundo mandato.

A pesar de nuestras profundas diferencias, siempre hemos mantenido una cordial y constructiva relación con Venezuela. Me duele y me preocupa lo que está sucediendo en este país, una nación hermana con la que compartimos miles de kilómetros de frontera que es, además, hogar de casi cuatro millones de colombianos.

Nunca me he mantenido distante y ajeno a los problemas del país vecino; basta recordar que Colombia ha hecho grandes esfuerzos para facilitar el diálogo entre Venezuela y Estados Unidos, como lo hicimos anteriormente con Cuba.

Es por ello que los últimos acontecimientos ocurridos en la República Bolivariana de Venezuela nos inquietan. Me refiero a la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, que se suma al encarcelamiento hace unos meses del también líder opositor Leopoldo López. Tales situaciones presentan un delicado manejo que el vecino gobierno está teniendo con la oposición, un manto de duda que los estados democráticos no nos podemos permitir. La libre expresión y el derecho a la oposición son valores que no se pueden vulnerar en nuestros estados de derecho.

Como colombianos tenemos una relación de hermandad con Venezuela, por lo cual también me duele el trato que se les ha dado a muchos compatriotas en los últimos meses: muchos han sido expulsados de manera irregular de ese país. Pese a ello, no me interesa entrar en ninguna confrontación con Venezuela, sino buscar soluciones, fue así que recientemente promoví una reunión de nuestros 15 cónsules con la Cancillería venezolana, recibiendo respuestas positivas.

Desde Colombia no existe ninguna intención de crear algún tipo de tensión con el país vecino porque compartimos muchas cosas y nuestras historias están unidas. Y así seguirán estándolo. Pero no nos cansaremos de promover la democracia como lo más preciado para nuestras sociedad.