LiberallOK.jpg

MI TALANTE LIBERAL

Bogotá Volver

Ser liberal no es parte de un discurso, es una forma de ser, una forma de vivir. He sido liberal desde que tengo memoria y a esto me ha llevado al respeto que siento por la diferencia y por los derechos humanos. Quiero la paz para ver a mi país libre del miedo de la violencia.

Siempre he estado inspirado por las ideas liberales que, a su vez, tienen su origen y su norte, su alfa y su omega, en un valor fundamental: la libertad. Defender las ideas liberales es un talante que, por fortuna, compartimos muchos en Colombia, de diversos orígenes políticos pero con similares convicciones.

-Soy liberal cuando privilegio la defensa de las víctimas sobre la justificación del victimario.
-Soy liberal cuando trabajo para cerrar las brechas sociales y de oportunidades en nuestro país, en lugar de dejar todo al arbitrio del mercado.
-Soy liberal cuando abogo por la libertad de expresión, por la libertad de opinión, por la libertad de cultos y el libre desarrollo de la personalidad.
-Soy liberal cuando prefiero la tolerancia a la discriminación, cuando opto por la diversidad en lugar de la uniformidad, cuando defiendo –como Voltaire– el derecho de los demás a pensar diferente.
-Soy liberal porque quiero liberar a mis compatriotas del miedo con el que han convivido por tantas décadas.
-Soy liberal porque he decidido tomar el riesgo de buscar la paz antes que perpetuar una guerra cruenta y dolorosa.

Reivindico mi talante liberal, que es un talante progresista, un talante de concertación y de paz.