1.200 policías reforzarán la seguridad de Bogotá a partir de marzo

Entrega de nuevos vehículos y equipos tecnológicos en la Plaza de Bolívar de Bogotá.


Tenemos que continuar combatiendo la delincuencia en todas las formas. Por ello, la seguridad ciudadana se convierte luego de la implementación del acuerdo de paz en una prioridad del Gobierno y de todos los alcaldes de todas las ciudades del país.

Estamos entregando hoy estas 220 bicicletas, 100 motos, 3 buses vehículos especializados en criminalística, 13 camionetas doble cabina para Policía Metropolitana y la Fiscalía Seccional de Bogotá.

Las Farc se concentran en las Zonas Veredables y los Puntos Transitorios

Este domingo más de 900 integrantes de las Farc iniciaron su desplazamiento hacia los puntos de concentración..


¡El Acuerdo de Paz con las Farc se hace realidad!

En los más diversos medios de transporte las Farc iniciaron, desde ayer, su marcha hacia las Zonas Veredales y Puntos Transitorios de Normalización, donde quedarán concentradas el martes próximo.

La Amazonía es una de las mayores riquezas a la humanidad

En la entrega de 200 viviendas en Leticia, Amazonas


La Amazonía es el pulmón del mundo y es la esperanza. Si ese pulmón se apaga se apaga el planeta, se muere la humanidad, por eso es tan importante cuidar el medio ambiente. Por eso yo desde aquí, desde el Amazonas, desde el centro del pulmón del mundo les hago un llamado a los líderes de las grandes potencias, Estados Unidos, Francia, China, la Unión Europea, que por favor se comprometan a cumplir con lo que firmaron en Paris en el año 2015.

Hacemos seguimiento a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización

Quienes eran los enemigos de la Fuerza Pública hoy están confiando su seguridad a nuestros soldados y a nuestros policías.


El mundo entero está viendo lo que aquí estamos haciendo, el mundo entero está observando un país que dio término a un conflicto de tantos años. Y hoy les digo a ustedes, los soldados de la patria, ha llegado la victoria, quienes eran los adversarios los que ustedes combatían, hoy confían en ustedes su propia seguridad. 

Así avanzan las Zonas Veredales Transitorias de Normalización

Estuve de visita en el campamento que recibirá a los integrantes de las Farc en Mesetas, Meta.


Esto aquí con el equipo de Gobierno y el Defensor del Pueblo a hacer una inspección y a recibir un informe actualizado de los avances y de la adecuación de las Zonas Veredales de Transición y Normalización, donde los miembros de las Farc deben ubicarse para el proceso de la dejación de las armas e iniciar su tránsito a la vida civil. La voluntad de todos es acelerar al máximo para poder cumplir los cronogramas de dejación de armas y sobre todo poder despejar el camino para que esa inversión que va a llegar a las zonas de conflicto se pueda materializar a la mayor brevedad posible.

Colombia vive una noticia extraordinaria y así lo ve el mundo

En 2016, nuestro país ha dado al mundo una maravillosa noticia: llega la paz.


Imagínense hace unos años, váyanse al pasado: ¿Qué colombiano iba a soñar que eso iba a ser posible? Ninguno. Nadie pensaba que íbamos a ver a las Farc caminando, un guerrillero detrás de otro, con sus fusiles, hacia un sitio, para entregar sus armas y reincorporarse a la vida civil, para que después de 52 años de guerra pudiésemos tener paz y tranquilidad.

Navidad con las tropas

Saludo de Navidad a las tropas reunidas en el Fuerte Militar de Tolemaida.


El mayor orgullo es poder decir que le estamos dejando al país las mejores Fuerzas Armadas de su historia, el mejor Ejército, la mejor Armada, la mejor Fuerza Aérea, la mejor Policía, para que ahora en el posconflicto cumplan con su deber institucional. 

¡Las Fuerzas Armadas de Colombia han vencido!

Esta Navidad todos los colombianos agradecemos a las gloriosos Fuerzas Armadas de nuestro país.


El optimismo del país ha vuelto a florecer. Ya se está abriendo ese camino de prosperidad y esperanza. Gracias a todos ustedes, lo que ha sucedido durante este año se debe a que cada soldado de tierra, mar aire, cada policía ha cumplido con su deber, ha combatido con todo el coraje y determinación. ¡Las Fuerzas Armadas de Colombia han vencido, la paz es la victoria!

Novena de Navidad en el nuevo Gramalote, Norte de Santander

Vamos a seguir haciendo de este país, un gran país y de Gramalote, un gran municipio.


El 17 de diciembre de 2010, me informaron que una tragedia había ocurrido aquí. El invierno había prácticamente arrasado Gramalote. Ese mismo día asumí un compromiso, prometí que lo reconstruiríamos. Y han sido seis años, llenos de dificultades, de consultas con expertos para evitar nuevos riesgos. Mi decisión era clara, teníamos que reconstruir Gramalote en el sitio que los técnicos determinarán como el más seguro. Y acertamos, estamos en el mejor lugar posible. Hoy tenemos un municipio bien diseñado, bien construido. Los colombianos sabemos que cuando hay adversidades, cuando hay dificultades, es cuando nos crecemos.

La Lámpara de la Paz

Recibí de las manos del fraile Mauro Gambetti, autoridad superior de la Basílica de San Francisco de Asís, la Lámpara de la Paz, en nombre de todas las víctimas del conflicto colombiano.


Hoy recibo, con humildad y gratitud, de manos de la Orden Franciscana, la Lámpara de la Paz, esta lámpara que custodia e ilumina la tumba de San Francisco de Asís, consciente de lo que representa para la Iglesia y para la humanidad. Sé que esta Lámpara me convierte en “Embajador Mundial de la Paz” y la entiendo como un símbolo que me compromete aún más –como persona y como católico– a trabajar por la paz y la reconciliación en mi país y en el mundo.

El Balígrafo: un símbolo de paz

Le conté a Su Santidad cómo nació la idea del balígrafo y cómo se convirtió en un símbolo de la transformación que vive Colombia a la paz.


María Clemencia y yo entregamos al Santo Padre un balígrafo. Para los colombianos este es un símbolo de nuestra transición a la paz, lo que hoy es instrumento de escritura y representa educación, fue antes un proyectil que asesinaba y producía dolor.

Con un
balígrafo se firmó en Colombia el Acuerdo de Paz.

Encuentro con el Sumo Pontífice en El Vaticano

Audiencia privada con el Santo Padre en la biblioteca papal.


En mi reunión con Su Santidad agradecí su respaldo al proceso de paz. Me reiteró ese apoyo. Me reiteró el apoyo al nuevo Acuerdo de Paz y a la pronta implementación del mismo.

La paz se construye como una catedral, ladrillo por ladrillo. Y eso requiere el esfuerzo de mucha gente durante mucho tiempo. Eso es lo que Colombia tiene por delante. Afortunadamente ya sin el lastre de una guerra y de un conflicto armado.

Concierto por la paz de Colombia

En Noruega se lleva a cabo el concierto por la paz.


Hay un famoso proverbio que dice que “cuando los hombres trabajan, Dios los respeta; cuando los hombres cantan, Dios lo ama”. Esta es la razón por la que nosotros amamos a personas como Juanes, como Sting y como todos los cantantes que hemos escuchado esta noche. Los amamos, más cuando cantan por un país que ha sufrido por 50 años una guerra, por sus víctimas, pero sobre todo por su futuro en paz. En nombre de Colombia esta noche les digo, gracias, muchísimas gracias. 

La extraordinaria Marcha de las antorchas en Oslo, Noruega

Desde el balcón del Grand Hotel saludo la marcha de las antorchas con la que ciudadanos colombianos, de países nórdicos y europeos celebran la paz de Colombia.


Me siento profundamente conmovido por esta manifestación de afecto que recibimos. Jamás imaginé que cientos de personas marcharían una noche con antorchas en sus manos, al otro lado del mundo, en Oslo, Noruega, con el mensaje “unidos por la paz en Colombia”. Ver las banderas colombianas frente al Grand Hotel mientras los ciudadanos, entre colombianos y extranjeros, gritaban “Sí se pudo”, es un hermoso recuerdo que me acompañará el resto de mis días. ¡La paz de Colombia sí se pudo!

En Colombia estamos haciendo posible lo imposible

Se hace realidad el sueño de nuestro querido Gabo: “una nueva y arrasadora utopía de la vida (…) donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la Tierra”.


Hace tan solo seis años los colombianos no nos atrevíamos a imaginar el final de una guerra que habíamos padecido por medio siglo. Para la gran mayoría de nosotros, la paz parecía un sueño imposible. Hoy, luego de años de serias y a menudo intensas, difíciles negociaciones, puedo anunciar a ustedes y al mundo, con profunda humildad y gratitud, que el pueblo de Colombia –con el apoyo de nuestros amigos de todo el planeta– está haciendo posible lo imposible.

La guerra que causó tanto sufrimiento y angustia a nuestra población, a lo largo y ancho de nuestro bello país, ha terminado. 

Premio Nobel de Paz

Recibo este premio en nombre de mi pueblo.


La paz no es de un presidente ni de un gobierno, sino de todo el pueblo colombiano, pues la tenemos que construir entre todos. Por eso este premio lo recibo en nombre de cerca de 50 millones de colombianos –mis compatriotas– que ven, por fin, terminar una pesadilla de más de medio siglo que solo trajo dolor, miseria y atraso a nuestra nación.

Y lo recibo –sobre todo– en nombre de las víctimas; de más de 8 millones de víctimas y desplazados cuyas vidas han sido devastadas por el conflicto armado, y más de 220 mil mujeres, hombres y niños que, para nuestra vergüenza, han sido asesinados en esta guerra.

Instalación del Consejo Asesor Colombia-Estados Unidos en compañía del vicepresidente Biden

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, es un gran amigo de Colombia. Nos honra con su visita a Cartagena.


Señor vicepresidente Biden, no tengo palabras para agradecerle lo suficiente lo que usted ha hecho por este país.

Aquí siempre será bienvenido, con el corazón de todos los colombianos, abierto, y con los brazos también abiertos, porque usted se ha ganado el cariño, el aprecio de toda Colombia y repito, también, de toda América Latina.

Las firmas del nuevo acuerdo de paz

Este nuevo acuerdo de paz es el resultado de un diálogo honesto y franco con todos los sectores de la sociedad.


Reconozco y agradezco los aportes a este nuevo acuerdo de paz que hicieron las víctimas, la Iglesia, los jóvenes, los empresarios, los partidos de la coalición para la paz, las Altas Cortes y magistrados, las organizaciones religiosas y sociales, los sindicatos, las comunidades indígenas y afrodescendientes, los militares retirados, los movimientos de mujeres, los partidos de oposición y en general los sectores que votaron Sí o No.

Cada uno de ellos propuso, desde su propia perspectiva, alternativas para avanzar hacia el nuevo acuerdo. Las recibimos con la mejor disposición, con toda humildad. Las hicimos nuestras y las usamos como norte para hacer los cambios necesarios al acuerdo original.

¡La paz llegó para quedarse!

En el Teatro Colón firmamos el nuevo acuerdo de paz con las Farc.


Este nuevo acuerdo, mejorado y ajustado gracias a los aportes de la sociedad, incorpora la inmensa mayoría de las propuestas presentadas, pero preserva los objetivos esenciales del acuerdo de Cartagena. Logramos poner fin al conflicto armado con las Farc y sentar las bases para la construcción de una paz estable y duradera, más amplia y más profunda. Logramos parar el desangre y que no haya más víctimas. Logramos que aquellos que perdieron sus tierras, que tuvieron que dejar todo atrás para salvar sus vidas, puedan volver y recuperarlas.

Con toda humildad, quiero reconocer que este nuevo acuerdo es un mejor acuerdo

Hemos llegado a un nuevo acuerdo de paz con las Farc en La Habana, Cuba.


El plebiscito de hace 41 días no podía sepultar la esperanza. Ese resultado, en vez de paralizar el país y ahogarnos en la incertidumbre, teníamos que convertirlo en una gran oportunidad para unirnos alrededor del deseo de paz expresado por todos. Por esa razón inicié desde esa noche un gran diálogo nacional por la unión y la reconciliación. El objetivo era claro: escuchar. Escuchar las voces de todos los colombianos, recoger sus esperanzas y sus preocupaciones sobre el acuerdo.

Este nuevo acuerdo de paz con las Farc retoma y refleja las propuestas y las ideas de todos los que participaron en el gran diálogo nacional. Y responde y aclara las preocupaciones que muchos tenían frente a la letra, el sentido del acuerdo o su implementación.