Seguimos luchando contra la inseguridad

En Medellín desarrollamos proyecto piloto para combatir la inseguridad.


La visita que hice hoy a Medellín fue muy productiva. El alcalde Aníbal Gaviria y yo estuvimos evaluando dos temas importantes relacionados con la seguridad, una de las principales preocupaciones de los ciudadanos. Vimos que con la Estrategia de los Puntos Calientes (un plan  piloto que focaliza la presencia de la Policía en los sitios donde está concentrado el crimen y el delito) fue posible reducir los índices de criminalidad, por ejemplo el de los homicidios, que pasó de una tasa de 69 por cada 100 mil habitantes a 19 ¡Eso es un gran avance! Por otro lado, con la estrategia contra el hurto de celulares hemos logrado que este delito disminuya un 15% en las 10 principales ciudades del país. Aún falta pero estamos haciéndolo todo por que la gente recorra las calles sin temor, con la confianza de que ni su vida, su integridad o sus pertenencias correrán peligro. 

El posconflicto llegará con grandes retos

Hoy Rafael Pardo se posesionó como ministro consejero para el Posconflicto.


¡Qué maravilla posesionar como ministro a Rafael Pardo por segunda vez en este Gobierno! La primera vez tomó las riendas del Ministerio de Trabajo y desempeñó una labor ejemplar. Hoy asume una tarea para la que siempre estuvo destinado, pues su larga trayectoria le ha dado la experiencia y la formación para ser un excelente ministro para el Posconflicto. Los retos no son pocos, pero sé que él es la persona idónea para liderar la nueva etapa que vivirá Colombia. Una de sus responsabilidades será coordinar y ejecutar un fondo que creamos ayer y que servirá para administrar los diferentes recursos que se necesitan para implementar los acuerdos que se logren en La Habana y para orientar la construcción de paz en todas las regiones del país. Al doctor Pardo le daré todo mi apoyo y trabajaremos en equipo con todos los ministros, alcaldes y gobernadores para que este país se reconstruya. Y lo haremos también de la mano de todos los colombianos, actores fundamentales en el buen camino que tomemos como país.  

La paz también se construye en las aulas

Lanzamos el programa “La paz es una nota” para todos los niños colombianos.


Nuestros niños y jóvenes han crecido escuchando hablar de guerras y conflictos, porque esa ha sido la historia de nuestro país por más de 50 años. Y aunque la historia no puede echarse en el olvido, ya es hora de que las generaciones más jóvenes empiecen a conocer un nuevo capítulo en Colombia, el capítulo de la paz y la reconciliación. Es por eso que hoy, durante la Noche de la Excelencia, en la cual premiamos a docentes de todo el país por sus iniciativas pedagógicas innovadoras y constructivas, lanzamos el programa “La Paz es una Nota”, con el que queremos que se piense en una pedagogía con enfoque de paz para el próximo año, porque la educación no solo es ofrecer cobertura sino calidad y herramientas para construir una mejor sociedad. Y hoy estamos construyendo la generación de la paz.

Lo que hagamos por los niños es ganancia para el futuro

La estrategia De cero a 5iempre fue reconocida por su atención a la primera infancia.


Hoy tuve el honor de reconocer la labor y los logros del servicio público en el país. Y me alegra saber que la gente está recobrando la confianza en nuestras instituciones, por eso debemos tener como pilar la transparencia, las prácticas del buen gobierno. La estrategia De cero a siempre es ejemplo de ello y por eso recibió el  Premio Nacional de Alta Gerencia, que destaca su excelente trabajo en favor de los niños y niñas de 0 a 5 años de nuestro país:  Un millón de pequeños reciben hoy una correcta nutrición, educación inicial, recreación y protección. Y esperamos que la cifra aumente de aquí al 2018. Me emociona entregar este premio, porque no solo es una de las prioridades de mi gobierno sino que es liderado por mi esposa María Clemencia, quien ha puesto su corazón en este proyecto. A ella y a todos los servidores públicos los seguiré apoyando en su empeño por construir un mejor país.

Estamos apostándole a la equidad

Hoy las regalías llegan a todos los departamentos del país.


Un país que busque paz y equidad no puede invertir solo en el desarrollo de unas cuantas regiones. Es por eso que en mi gobierno me propuse crear un nuevo Sistema General de Regalías y hoy estuvimos compartiendo los buenos resultados que ha dado en todo el país. Me emociona decir que antes las regalías estaban concentradas en el 23% de la población y ahora todos los municipios del país reciben estos recursos que se invierten de manera transparente en proyectos para el bienestar de todos los colombianos. Y los gobernadores y alcaldes me han expresado los beneficios que esto les ha traído, ¡me siento muy satisfecho! ¡El país seguirá creciendo y cerrando las brechas de desigualdad!

Mirando al Asia

En la cumbre de la APEC, en Filipinas, vimos que las posibilidades con esta región son infinitas.


Llegué a Filipinas, donde se realiza la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y me siento honrado de ser el único país no miembro invitado. Aprovechamos esta oportunidad para mostrarles a 21 países y a empresarios de todo el mundo por qué Colombia debe ingresar a este grupo de naciones que trabaja conjuntamente para llevar prosperidad y crecimiento económico a los habitantes de la región. Muchos mandatarios me han expresado su apoyo e interés en que pertenezcamos prontamente en esta poderosa alianza y lo agradezco porque Colombia tiene mucho que aportar, estamos creciendo más en economía, en confianza a inversionistas y estamos muy cerca de lograr la paz, la cual posibilitará un mayor desarrollo en el país. 

Nuestra solidaridad con París

En la Embajada de Francia envié un mensaje de condolencias por los actos terroristas.


Cuando me enteré de los atentados en Francia que acabaron con la vida de tantas personas inocentes, me dirigí a la Embajada de ese país en Colombia para dejar un mensaje de solidaridad de parte de todos los colombianos en el libro de las condolencias a las familias de las víctimas, al gobierno y a todos los ciudadanos franceses. Porque sabemos exactamente el significado de la guerra y de su destrucción, hoy todos los colombianos nos sentimos franceses y somos solidarios con ese pueblo amigo. Porque hemos vivido en carne propia el terror de la violencia y sabemos que no es fácil entender actos sin sentido que apagan la vida de las personas. Nos unimos al dolor de Francia, porque ese ataque fue contra todo el mundo y a todos nos duele infinitamente. 

Rendimos homenaje a las víctimas de Armero

30 años han pasado desde aquel fatídico día que enlutó al país.


La imagen de la tragedia de Armero no se ha borrado nunca de mi mente. Ese día, más de 25.000 colombianos fueron arrebatados por la fuerza de la naturaleza y cientos de personas sobrevivientes quedaron con el dolor de la pérdida de sus familias, sus hogares, su territorio. Después de 30 años la memoria de las víctimas sigue intacta en nuestros corazones y nos duele saber que la tragedia pudo evitarse, pero que en su momento no se escucharon las voces que advertían que una erupción del volcán Nevado del Ruiz podría borrar a Armero de la faz de la tierra. Elevé con mi esposa una oración por la memoria de todas las víctimas y hoy entregamos un monumento en honor de todas ellas. Desde hoy, cada 13 de noviembre conmemoraremos el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas de Armero. 

Exaltamos la labor de nuestra Fuerza Aérea Colombiana

La FAC cumple 96 años de compromiso con el país.


Hoy asistí a la conmemoración del aniversario de la Fuerza Aérea Colombiana y me sentí feliz al ver el orgullo en el rostro de tantos hombres y mujeres que sirven con valentía y compromiso al país. Yo he visto de cerca el cumplimiento de sus operaciones y no es una exageración si digo que la labor de nuestra FAC ha sido imprescindible, no solo por sus durísimos golpes contra la criminalidad sino también por su incansable labor humanitaria en todo el territorio nacional. Si hoy estamos cada vez más cerca de ser un país en paz es también gracias a la Fuerza Aérea, por eso, cuando lo logremos, esa victoria será de todos ellos y su papel en el posconflicto será fundamental.

El deporte también es motor de paz

Inauguramos tremendo complejo deportivo en Buenaventura.


Cuando llegué al nuevo escenario deportivo que les entregamos a los habitantes del barrio La Independencia de Buenaventura, me emocionó la alegría de los niños y jóvenes. ¡Ahora tendrán un lugar en el que puedan divertirse, complementar su educación, competir sanamente y explotar sus talentos! Hoy, en medio de un juego uno de los niños que estrenaba la cancha me tapó un gol, por eso estoy seguro que de aquí saldrán las futuras estrellas del fútbol de nuestro país. Y como deporte y la educación van de la mano, también fuimos a revisar cómo va la construcción del megacolegio de Buenaventura, donde más de 2.800 niños y jóvenes podrán estudiar. ¡Estamos comprometidos con el Pacífico y Buenaventura y seguiremos invirtiendo en su desarrollo!

Buenaventura se pinta de esperanza

Estamos llevando progreso a la región Pacífico.


En nuestro viaje al Pacífico disfruté de la compañía de niños y adultos que también tienen el deseo de lograr una Buenaventura en paz. Y por eso la están embelleciendo, pintando sus casas con vivos colores y creando murales con mensajes de reconciliación y convivencia. Allí estuve y me emocionó ver cómo todas las personas se unieron con pinturas, brochas y pinceles para seguir transformando a su ciudad y, con nuestro apoyo, estoy seguro de que lo van a lograr. 

La Unión Europea apoya nuestra búsqueda de paz

Me reuní con Eamon Gilmore, enviado especial de la UE para la paz en Colombia.


Hoy la Unión Europea envió a Eamon Gilmore para reiterarnos su respaldo al proceso de paz. Él tiene gran experiencia en el tema de la paz y sus aportes son cruciales para esta etapa final de las negociaciones, en la cual se discuten dos de los puntos más complejos: el de víctimas y fin del conflicto. Está entusiasmado con los grandes avances que hemos logrado y con lo cerca que estamos de cumplir la meta de firmar el acuerdo ojalá en el primer semestre del año entrante. Le conté que queremos acelerar el fin del conflicto y estamos dispuestos a lograr un cese bilateral y definitivo del fuego y hostilidades, siempre que existan las condiciones y las garantías para hacerlo. Ese y otros retos aún nos quedan por delante. Por eso agradezco a la UE el respaldo que nos ha dado y el que nos van a seguir dando de aquí a la firma del acuerdo y, sobre todo, durante el posconflicto.

Un pueblo en busca de paz

Hoy celebramos la adquisición de predios para el pueblo Awá.


Hoy estuve en Túquerres, Nariño, para celebrar la adquisición de seis predios que equivalen a 653 hectáreas de tierra para el pueblo indígena Awá, una de las comunidades ancestrales de nuestro país que más ha sufrido por causa de esta guerra que ya cumple 50 años. A ellos, al igual que a todos los nariñenses, les reiteré mi compromiso con la paz, y seguiré perseverando para lograrlo. Y allí estaré para abrazarlos cuando alcancemos ese momento histórico para Colombia. Serán las regiones quienes sentirán el fin de la guerra. Ellas sí que saben que se merecen la paz para seguir adelante. Además, ¿cómo vamos a seguir poniendo en peligro la supervivencia de una etnia amenazada por la guerra? Es por ellos también que debemos lograr la tan anhelada paz.  

¡De turismo por Nariño!

En Ipiales entregamos el increíble Teleférico Santuario de las Lajas.


¡Qué hermoso se ve el paisaje de Ipiales desde el aire! Estuve en este bello municipio de Nariño entregando y disfrutando del Teleférico Santuario de las Lajas, que tendrá 12 góndolas con capacidad para 6 personas cada una. Me emociona saber que gracias a éste el flujo turístico al Santuario de Las Lajas aumentará, y más personas de distintas partes del país y extranjeros podrán llegar hasta este emblemático lugar. Y mi compromiso es seguir invirtiendo en Nariño y toda la región del Pacífico, para que sus habitantes sean beneficiados con el progreso del país. 

“Todo bien, todo bien” por la convivencia y la paz

Le apostamos al deporte para construir paz.


Hay algo que une a todos los colombianos: el deporte. ¡Cómo nos emocionamos cuando uno de nuestros deportistas deja el nombre del país en alto! Y ejemplos hay muchos. Por eso, impulsamos el deporte con todo. Y por eso también estuve en Palmira con el Pibe Valderrama lanzando el programa “Todo Bien por la Convivencia”, un campeonato de fútbol en el que participan más de 3.000 muchachos y muchachas de 50 municipios muy golpeados por el conflicto armado. Los ganadores serán invitados por la Federación Colombiana de Fútbol a un partido con nuestra Selección. Pero no se trata solo de jugar, la idea es que nuestros niños y jóvenes cultiven semillas de reconciliación, trabajo en equipo y optimismo. Porque estoy convencido de que el deportes es una herramienta fundamental para fomentar la paz.

Una apuesta por los mejores

Me reuní con los potenciales beneficiarios de Ser Pilo Paga.


Hoy recibí una visita que me alegró el día. Los diez estudiantes con los mejores puntajes en las Pruebas Saber 11 llegaron a la Casa Nariño, desde Barranquilla, Malambo, Pasto, Pitalito, Mocoa, Funza y Bogotá, para compartir un café conmigo. Pero también compartieron sus sueños de ser grandes profesionales y expresaron su alegría porque tienen muchas posibilidades de lograrlo. Gracias a su esfuerzo, disciplina y excelente rendimiento académico hoy son potenciales beneficiarios de Ser Pilo Paga, una de las grandes apuestas educativas que tenemos en el país para que los mejores estudiantes con menos recursos económicos puedan ingresar a las mejores universidades del país. ¡Seguiré impulsando la educación, porque también es un motor de paz!

Regalar un libro es mi cuento

El hábito de la lectura en los niños depende de todos nosotros.


Leer es tal vez lo más importante que puede hacer cualquier ser humano, porque al tener acceso a la lectura, se tiene acceso a un nuevo mundo lleno de maravillas. Descubrir el amor por los libros es descubrir una vida nueva. Por eso, hoy estuve en librería Panamericana comprando el libro ‘El Principito’, del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry, para el programa ‘Regalar un libro es mi cuento’, un libro lleno de fantasía que le cambia a uno la vida. Este programa busca fomentar la lectura entre los colombianos, sobre todo en nuestros niños, los grandes protagonistas del nuevo país que estamos construyendo. La meta es que 8 millones 650 mil estudiantes, de colegios oficiales, reciban cada uno un libro donado por un colombiano. Los invito, entonces, a unirse a esta campaña, pues dentro de los libros está el mundo por descubrir.  Leer también es generar paz, reconciliación y amor por el prójimo.

124 años de valentía

Hoy exaltamos la labor de nuestros policías en la seguridad de Colombia.


¡Qué orgulloso me siento de nuestra Policía Nacional! Al conmemorar su aniversario 124 solo puedo expresar palabras de gratitud por su esfuerzo, dedicación y disciplina para mantener la seguridad y la convivencia en el país. Sus logros son enormes: en los últimos meses han dado duros golpes contra la delincuencia y el crimen organizado devolviéndole la tranquilidad a muchos colombianos. Pero hoy también recordamos a aquellos policías que cayeron cumpliendo con su deber y honramos su memoria. Nuestra gratitud con ellos será infinita. Solo deseo que en la celebración de sus 125 años, la Policía Nacional ya esté inmersa en el posconflicto, porque su trabajo será fundamental en la construcción del país en paz que soñamos.

Llegó la hora de construir puentes para pasar de la guerra a la paz

El puente más largo del país comunicará a Mompox con el resto de Bolívar y el país.


He venido a Mompox varias veces durante mi Gobierno y lo he hecho cuando han tenido problemas, pero también para dar buena noticias, y hoy es un día de esos. Cómo olvidar que al siguiente día de posesionarme, el 7 de agosto del año 2010, vine a La Mojana a ayudar a los damnificados de la ola invernal, unos de los peores desastres naturales que ha vivido nuestro país. Hoy puedo decir con mucha satisfacción que ese objetivo se logró en todos los municipios que fueron afectados. Pero como dije al inicio, hoy daremos  buenas noticias. Vamos a construir el puente para comunicar a Mompox con Bolívar y el resto del país. Será el más largo de Colombia, con 2,3 kilómetros de extensión, y tendrá un nombre simbólico para el momento que vive Colombia: Puente de la Reconciliación. No puedo dejar de contarles que  en esta hermosa tierra recibí un regaló que me llegó al corazón: una paloma de la paz, similar a la que siempre llevo en mi solapa, pero esta vez elaborada en el arte de la filigrana. Son todos estos detalles y anuncios los que me llenan de entusiasmo para seguir trabajando por tener un país en paz y más equitativo. 

Un colegio con todos los fierros

Vamos por una Colombia más educada


Tuve la oportunidad de estar presente en la inauguración, junto al alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, y del presidente de Perú, Ollanta Humala, de la Institución Educativa ‘Lusitania Paz de Colombia’, en Medellín. Este colegio simboliza lo mucho que el alcalde Gaviria ha querido hacer por la ciudad en su gobierno, y lo que nosotros queremos concebir durante el mío, porque una buena educación para todo el mundo es un factor de equidad. Y es que la equidad y la educación como la base de todo pueden producir un país en paz. Quiero invitar desde este colegio con todos los fierros -como decimos aquí popularmente- a todos los colombianos para que sigamos construyendo un nuevo país con más oportunidades para las niñas y los niños.