El mejor regalo de Navidad

Todos podemos regalar un granito de arena a la paz en Colombia.


En una época en la que nos deseamos paz y prosperidad, me siento feliz de poder decirles a los colombianos que estamos celebrando la Navidad con mayores razones para la esperanza. La paz está más cerca que nunca y ese es el mejor regalo que puede recibir Colombia. Pero también una mejor calidad de vida para nuestros ciudadanos: esta Navidad podemos decir con alegría que 100 mil de las familias más vulnerables celebran en una vivienda propia, 21 mil jóvenes de bajos recursos estudian en las mejores universidades gracias a Ser Pilo Paga, se han aumentado las oportunidades laborales para los colombianos y nuestro país es cada vez más competitivo ¡Así también se construye paz y prosperidad! Pero además con la participación de cada uno de nosotros, esta Navidad es la oportunidad para sembrar el deseo de paz, tolerancia y convivencia en nuestros corazones y hogares ¡A todos les deseo una Feliz Navidad!

Contra el dolor

Reglamentamos el uso del cannabis con fines médicos y científicos.


Estamos poniendo a Colombia a la vanguardia en la lucha contra enfermedades. Hoy firmamos el decreto que reglamenta el uso de la marihuana con fines médicos y científicos, tal como sucede en lugares como Estados Unidos, Canadá, Países Bajos, Argentina, Brasil, Perú y Chile. Ese decreto fue elaborado con el trabajo conjunto de los ministerios de Salud, Justicia y Agricultura y permite que se otorguen licencias para tener y cultivar semillas de esta planta, pero solo para fines médicos y científicos, algo que debe quedarle muy claro a los colombianos, porque nuestro compromiso con la lucha contra el narcotráfico continúa. Con este decreto se promueven la investigación y la producción de medicamentos a partir del cannabis y muchas personas enfermas podrán aliviar sus dolores ¡El bienestar y la salud de las personas están muy por encima de cualquier otra consideración!

Una justicia para todos

Los civiles que participaron del conflicto bajo amenazas no tienen nada que temer.


Uno de los puntos más importantes del fin del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera es la justicia. Hace pocos días explicamos cómo será esa justicia para integrantes de las FARC y para los miembros de la Fuerza Pública que hayan cometido algún delito con ocasión del conflicto armado. Todos deben tener las mismas garantías jurídicas. Por eso, hoy anunciamos las bases de la justicia para los civiles, los no combatientes que por alguna razón hayan podido violar la ley en medio de esta guerra que queremos terminar. Quiero aclarar que esta es una justicia para culpables, por ningún motivo, para inocentes. Eso quiere decir que quienes participaron voluntariamente con grupos armados ilegales en los delitos más graves, como lo son los crímenes de guerra, los delitos de lesa humanidad, el genocidio o el desplazamiento forzado, podrán ser objeto de la jurisdicción especial para la paz. A los civiles que participaron en el conflicto obligados o por amenazas quiero darles la certeza de que no tienen nada que temer. 

Una Navidad muy especial

La disminución del conflicto ya empieza a sentirse en el país y el 2016 será el año de la paz.


Me dirigí a la Fuerza Pública por medio de las emisoras del Ejército y la Policía y les dije que después de haber pasado tantas navidades en medio del conflicto, hoy me siento feliz porque esta será la más tranquila en años. Las muertes de civiles entre julio y diciembre se disminuyeron en un 92% y los muertos de nuestra Fuerza Pública, en un 95%. De manera que uno ve cómo el país ha venido tranquilizándose ¡Y el 2016 nos traerá el regalo de la paz!  Estamos cada vez más cerca de lograr ese anhelo nacional y nuestros soldados y policías han aportado mucho y siguen haciéndolo: esta Navidad y fin de año estarán trabajando para mantener la seguridad de todos los colombianos. ¡A todos ellos les deseo prosperidad y un 2016 lleno de éxitos como los que han tenido hasta el momento!

Los agentes del estado pueden estar tranquilos

La Jurisdicción Especial de Paz es un paso histórico.


Ustedes, soldados y policías, no pueden ser equiparados con la guerrilla. Ustedes ostentan el ejercicio legítimo de la fuerza y sus acciones se presumen legales. Con la Jurisdicción Especial de Paz estamos dando un paso histórico y trascendental. Es lo más justo, pues evitamos los errores e injusticias del pasado en el que los actores ilegales recibían beneficios jurídicos, mientras nuestros soldados y policías pagaban largas condenas. Con la firma de este documento me complace poderle decir a nuestros soldados y policías que hemos cumplido con lo prometido hace cinco años. Con la ayuda de todos ustedes seguiremos perseverando para buscar la paz que tanto necesita este país.

Soldados y policías heridos en combate, esta paz es su victoria

Estuvimos en el cierre de la campaña ‘Por los héroes de Colombia’, de la W Radio.


Decía Julio Sánchez Cristo que esta era la última vez que se hacía un evento para recoger fondos para nuestros soldados y policías heridos en combate. ¡Eso esperamos todos! Todavía nos queda camino por recorrer y no podemos cantar victoria hasta que lleguemos al final, cuando firmemos los acuerdos para la terminación del conflicto. Pero lo cierto es que tenemos que seguir perseverando y eso es precisamente lo que estamos haciendo al buscar una paz estable y duradera. Agradezco a Julio por recoger los fondos que pudimos entregarles a los soldados y policías, en compañía del Presidente de Colpatria, el doctor Eduardo Pacheco. Este es un acto busca lo que deseamos que haga Colombia: cicatrizar las heridas que ha causado la guerra. Y porque estamos convencidos que la paz es la victoria de todo soldado y policía. Es la victoria de la paz. 

¡Le llegó a Colombia la hora de la paz!

Ya hemos acordado cuatro de cinco puntos en las negociaciones de paz.


Es muy emocionante poder decirles a los colombianos que seguimos avanzando hacia la paz. Hoy damos un paso fundamental para poner fin a un conflicto que nos ha desangrado por más de medio siglo. Hemos llegado a un acuerdo sobre el punto quizás más complejo de la agenda: el de las víctimas, que incluye el tema de justicia. Por primera en la historia las FARC aceptaron su responsabilidad y repararán  a todos los que alguna vez hicieron daño. Por supuesto que las víctimas quieren justicia, pero la verdad sobre lo que pasó, sobre la suerte y el paradero de sus seres queridos, es un tema importantísimo. Y es por eso que este proceso, como ningún otro en el mundo, pone a las víctimas en el centro de la solución, porque la razón esencial es que no haya más. Por eso definimos los compromisos y mecanismos para satisfacer de la mejor manera posible sus derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la no repetición. Pueden tener la seguridad de que pondremos todo nuestro empeño en que cada uno de los puntos se cumpla. Quiero entonces invitarlos a que imaginemos la paz posible, porque a Colombia le llegó la hora de la paz. 

Un gran momento con Ecuador

Estuvimos con el Presidente Correa en el IV gabinete binacional.


Colombia quiere a los ecuatorianos. Son nuestros hermanos. A través de estos encuentros, en los últimos cinco años, hemos logrado construir una relación que está en el mejor momento de los últimos tiempos. Además, no puedo dejar de agradecer al Presidente Correa porque desde el primer momento ha sido un aliado incondicional del proceso de paz. Nuestro encuentro en Cali revisó tareas que nos habíamos impuesto en reuniones anteriores: avances en seguridad y defensa, infraestructura y conectividad, asuntos económicos y comerciales, fronterizos, y ambientales y sociales y culturales. Y vamos bien, en seguridad y defensa, por ejemplo, tenemos Planes Operativos Anuales Binacionales con contundentes operativos contra enemigos comunes como la minería ilegal, narcotráfico y trata de personas y estamos también compartiendo capacitación y jornadas de apoyo al desarrollo de la frontera. Al Presidente de Ecuador, a su Gobierno y al pueblo ecuatoriano, gracias por su amistad, se las agradezco de corazón. 

Poniendo el pecho

Inauguramos un centro regional en Cúcuta que puede atender a 210 mil víctimas.


Lo he dicho muchísimas veces y jamás me cansaré de repetirlo: atender a las víctimas del conflicto es un propósito fundamental en la construcción de la paz de Colombia. Si no las atendemos, si no cicatrizamos las heridas, si no aprendemos a reconciliarnos y a perdonarnos, la paz no llegará. Por ellas aprobamos la famosa Ley de Víctimas y Restitución de Tierras y en su promulgación estuvo nada más y nada menos que el secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, porque Colombia era el primer país en la humanidad que en medio del conflicto armado comenzaba a reparar a sus víctimas. Hoy, con mucho orgullo, podemos decir que hemos reparado más de 580 mil. Inauguramos entonces este centro en Cúcuta, una de las ciudades más afectadas por el desplazamiento. Está construido con todas las de la ley y aportamos 3.000 millones de pesos. A las víctimas quiero decirles que todo esto lo hacemos por ustedes, porque respetarles sus derechos es construir paz. 

Esperanza para los Gramaloteros

Vamos a construir un pueblo muy lindo y con todas las de la ley.


Recuerdo haber sobrevolado Gramalote, en Norte de Santander, apenas pasó la tragedia en diciembre de 2010. Fue devastador y me comprometí a reconstruirlo. Sé que se han presentado todo tipo de problemas, y créanme cuando les digo que me quita el sueño no haber podido cumplir a tiempo lo que prometimos. Pero hemos ido superando un inconveniente tras otro y cada día los cimientos son más firmes para entregarles un espacio seguro a sus habitantes. Ya comenzamos con las redes de servicios públicos, luego seguirán las vías que ya están entre los barrios y la plaza principal, de mercado y el centro administrativo municipal. Algo muy importante es que adjudicamos la construcción del Colegio Sagrado Corazón de Jesús. Quiero felicitar a los gramaloteros porque he visto la paciencia, el carácter y la tenacidad con que han venido afrontando este reto y estoy muy satisfecho porque lo estamos sacando adelante. Les aseguro que no dormiré totalmente tranquilo sino cuando Gramalote esté reconstruido y ustedes estén felices de volver a vivir en un sitio tan maravilloso como el que estamos en este momento. ¡Viva Gramalote!

No hay mejor negocio para el país que la paz

En el conversatorio ‘Dividendos por la paz’ expliqué sus beneficios económicos.


No me cabe duda de que el mejor negocio para Colombia es obtener la paz; con ella se abren nuevas oportunidades. Sé que es difícil de entenderlo porque todavía nos cuesta imaginarnos un país en paz. No en vano llevamos más de 60 años en medio de un conflicto armado. Sin embargo, hay que hacer la tarea y preguntarnos qué es la paz y por qué es tan importante, pues la terminación del conflicto significará grandes beneficios en aspectos como el crecimiento económico, la seguridad ciudadana y, por supuesto, el aumento de la presencia del Estado en zonas apartadas del país. La economía, por ejemplo, va a crecer alrededor de uno y medio por ciento adicional de por vida, ¡eso es muchísimo! Miren, este año esperamos crecer alrededor del 3 por ciento, ¿saben cuánto creceríamos en una Colombia en paz?, nada más y nada menos que un 4,5 por ciento. La actual productividad del campo es muy baja debido a la presencia del conflicto en las zonas rurales del país. Allí fue donde nació el conflicto y eso ha significado atraso. La paz, entonces, nos abre un enorme potencial para que nuestro campo comience a crecer cada vez más. 

Una esperada vía

La variante de Tocancipá mejorará la movilidad entre Cundinamarca y Boyacá.


Hoy, por fin se inauguró la Variante de Tocancipá, una obra que se tomó ¡15 años en ser construida! Cuando llegamos al Gobierno ni siquiera había contrato para ejecutarla, pero ordenamos la casa y hoy se la entregamos a los ciudadanos a través de una carrera 5K Tocancipá, en la que los participantes corrieron con entusiasmo. ¡Fue un momento maravilloso compartir con la gente y ver la felicidad por la nueva variante, que mejorará la competitividad de la región y, por supuesto, la movilidad entre Bogotá, los municipios industriales de Cundinamarca y Boyacá! 

Todo por el honor de la Policía

Las denuncias contra la Policía enlodan su nombre, así que actuaremos para devolver su honra.


Tengo sentimientos encontrados. Por un lado, asistí a las ceremonias de ascensos de la Fuerza Aérea, la Policía y el Ejército Nacional y felicité a todos los valientes hombres y mujeres que velan por la seguridad de nuestro territorio. Sin embargo, también fue un día para dejar en claro que nuestras instituciones no pueden despertar la menor duda respecto de sus actos. Por eso, frente a las acusaciones de los últimos días contra la Policía Nacional, les aseguré a los colombianos que si existe algún motivo para actuar, no nos temblará la mano para tomar las decisiones que deban tomarse. También aseguré que en este Gobierno no chuzamos ni perseguimos o interceptamos ilegalmente a ciudadanos y periodistas. Estamos a la espera de lo que diga la investigación para actuar de conformidad con la ley. 

Los responsables de llevar el posconflicto a sus regiones

Alcaldes y gobernadores de Colombia nos dieron su decidido apoyo a la paz.


En el seminario de la Escuela de Administración Pública invité a los nuevos alcaldes y gobernadores de Colombia a trabajar con nosotros en el máximo objetivo que tenemos como sociedad: lograr la paz y llevarla a los territorios. De su mano lograremos que los acuerdos que se firmen en La Habana sean aplicados en las regiones. Por eso, los invité a imaginarse el país que desearían que Colombia fuera y a entender la enorme responsabilidad que tienen en sus manos.

Un sector cafetero pujante

Reiteramos, hoy y siempre, nuestro apoyo a los cafeteros del país.


¡Qué bueno fue clausurar el 82 Congreso Nacional de Cafeteros! Sobre todo, porque el panorama es muy alentador: este año la cosecha puede llegar a los 14 millones de sacos, la cifra más alta de los últimos 22 años. Y esto traerá enormes beneficios a las familias cafeteras y la economía nacional. Gracias a los planes que hemos implementado, con la activa participación del sector, el 97% de la caficultura hoy está tecnificada y aumentamos la productividad en un 60%. Pero no podemos dormirnos en los laureles, debemos seguir trabajando para ser cada vez más innovadores, competitivos y productivos. Y no perdí la oportunidad de comprometer a los cafeteros en llevar el mensaje de paz que tanto necesitamos en las regiones. Las familias caficultoras de Colombia también saben que la paz en el campo es la mejor garantía para que sigan brotando sus hermosos frutos. 

El mundo confía más en Colombia

Firmamos un acuerdo para eliminar requisito de visa para viajar a 26 países de la UE.


¡Hoy Europa les abrió las puertas a los colombianos! 26 países eliminaron esas antipáticas visas que durante tantos años nos impidieron conocer el mundo y nos estigmatizaron hasta el cansancio. No saben lo maltratados que nos hacían sentir, además del inmenso costo que nos significaba hacer ese trámite. Por eso, celebro que nuestro camino por construir confianza siga cosechando sus frutos. Así como pisaremos con la dignidad que nos caracteriza esas tierras soñadas por muchos, les daremos la bienvenida a los muchos visitantes que seguramente querrán visitar e invertir en nuestro país, ese país que se acerca cada día más a la paz.      

Debemos evitar una catástrofe global

Nos comprometimos a reducir en 20% la emisión de gases de efecto invernadero.


Con la clara conciencia de que somos una potencia ambiental, llegamos a París para participar en la Cumbre Mundial de Cambio Climático COP21, con el propósito de ratificar nuestro compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% en relación con las emisiones proyectadas para 2030. Para enfrentar esta realidad que ya no es un miedo de las películas de ficción debemos actuar como un bloque unido. Nuestro aporte será proteger cerca de 20 millones de hectáreas y reducir la deforestación, en particular en la Amazonía, por ello mañana lanzaremos el fondo “Colombia Sostenible”, el cual nos ayudará a afrontar los desafíos ambientales del posconflicto.

Un país en construcción

Con las nuevas vías estamos dándole a Colombia la cara que se merece para su futuro.


Hoy en el Congreso de la Cámara Colombiana de Infraestructura brilló la revolución que estamos haciendo en este país. En los primeros 5 años de gobiernos pasamos de menos de 800 kilómetros de doble calzada a casi 2 mil kilómetros; mejoramos 33 mil kilómetros de vías terciarias; modernizamos 45 aeropuertos y la capacidad de nuestros puertos. Y, desde el año pasado, venimos construyendo megaobras como las autopistas de cuarta generación o la recuperación de la navegabilidad del Río Magdalena que dinamizarán poderosamente al país. Si así vamos en medio del conflicto, ¿se imaginan lo que será Colombia en paz?

Un día de metas cumplidas

Ya entregamos la vivienda gratis número 100 mil.


Hoy fue uno de los días más felices de mi vida. Estuve en El Salado, Bolívar, entregándole a Osiris Cárdenas su casa propia. Su rostro reflejaba la alegría por no tener que vivir más en casas prestadas, y eso me tocó el corazón. Porque vuelve a tener un techo para vivir con sus hijos luego de la horrible masacre del año 2000 y eso la llena de felicidad ¡Pero esta casa es muy especial! No solo por su historia, sino también porque es la número 100 mil que entrego en el país y con eso cumplo la meta que muchos veían imposible: darle una vivienda gratis a las familias más vulnerables. Es gratificante trabajar por el bienestar de la gente y sé que para Osiris y las demás familias beneficiarias este ha sido el mejor regalo, porque les cambió la vida. Seguiré trabajando para llevar progreso y paz a El Salado y a todas las regiones que han sido golpeadas por el conflicto y la desigualdad, porque en el país hay otras Osiris esperando la oportunidad de empezar un nuevo camino. 

No podemos tolerar la violencia contra las mujeres y niñas

Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.


Hoy, cuando se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el mundo reflexionó sobre la importancia de proteger y respetar los derechos de las mujeres y las niñas, de erradicar la violencia contra ellas y garantizarles un trato digno y equitativo. La ONU lidera una gran campaña para que todos los gobiernos, ONG, ciudadanos e instituciones privadas tomemos conciencia de este tema tan importante y eligió el color naranja como símbolo de esta causa. Colombia está comprometida en lograr que ninguna mujer sea víctima de discriminación o malos tratos. Por eso, hace dos días todos los miembros del gabinete lucimos corbatas y pañoletas naranjas, para ratificar nuestro rechazo a la violencia contra la mujer. La tarea es de todos.